Consejos para el cuidado de pacientes con deterioro cognitivo moderado

Fuente: Knowalzheimer, https://knowalzheimer.com

Iniciamos una serie de artículos en los que nos centraremos a enumerar los consejos más importantes que debemos tener en cuenta para el cuidado de las personas con Alzheimer. Hoy el post está protagonizado en aquellos pacientes con un grado de deterioro cognitivo moderado de la enfermedad.

Sobre la demencia leve

Entre deterioro cognitivo leve y demencia leve existe la diferencia que en la demencia leve se caracteriza un declive evidente en capacidades cognitivas, con lo que puede causar cierta dificultad en la vida social. Las personas con demencia leve por lo tanto puede sufrir un deterioro cognitivo moderado y necesita supervisión, en actos como la administración económica, la toma de medicación, compras o al utilizar el transporte.

Es por ello que es aconsejable instalar medidas de seguridad y vigilancia, al tener el paciente poca percepción de sus limitaciones o las infravalora. Se aconseja que deje de conducir, al no ser la conducción totalmente segura, pese a que pueda conducir con normalidad en calles que ya conoce. En esta etapa, asimismo, se deben discernir asuntos legales.

Es deseable que no viva sola, o si lo hace, instrumentalizar una supervisión en asuntos como la comida, aseo, economía y medicación, como ya se ha apuntado.

cuidado de pacientes

Consejos para personas con deterioro cognitivo moderado

La planificación diaria cobra una importancia capital, esto ayuda a orientar al paciente en la ordenación del día, y así saber qué debe hacer por la mañana, mediodía y tarde. Siguiendo este hilo, planificar asimismo tareas que se deban realizar en días concretos.

El paciente debe poder seguir haciendo todo lo que pueda realizar de modo autónomo, la sobreprotección no es aconsejable. Tutelar y supervisar amanece como la mejor opción, pero siempre permitiendo que el paciente colabore en las tareas diarias, y actuando de manera que la ayuda no sea percibida como un reproche. Puede perfectamente, así, barrer, quitar el polvo, poner la mesa o lavar la ropa. Es saludable que participe en la compra.

Cuando hablamos con el paciente hemos de procurar que las frases sean sencillas, concretas, sin términos complejos, intentando reducir al máximo tareas difíciles.

El dinero es asunto delicado pues el paciente puede cometer imprudencias. Supervisar la economía y ponerle límites puede ser una opción.

La compañía y el apoyo para situaciones nuevas o entornos desconocidos se erige en imprescindible. También en la situación de los viajes en transporte. Si se le acompaña, dejar que elija las rutas, así se le ayuda a ejercitar sus capacidades de orientación espacial.

La higiene personal puede deteriorarse y se hace necesario que alguien le recuerde que tiene que ducharse, lavarse y peinarse como lo hacía antes. Anímele a mantener la higiene y a no perder el hábito. Lo mismo en la vestimenta, procurar que se cambie a menudo de ropa y que no use ropa sucia.

Hay que procurar una buena alimentación, con una dieta rica en fibra, vegetales y frutas. Hay que animarle a que acabe los platos y a que se pese periódicamente para evitar problemas de desnutrición.

Intente que se mantenga en forma: caminar es el ejercicio más saludable y sencillo. Si existen posibilidades de participar en programas de psicomotricidad en su entorno, anímele a hacerlo. El ejercicio físico es muy saludable. Anímele a los paseos en la calle y evite que pase largas horas sentado en la misma postura. El paseo diario puede ser muy gratificante.

Si va usted a salir, deje una nota clara en la que diga dónde ha ido y cuándo va a volver, más o menos. Trate de establecer un patrón regular, de manera que sus ausencias sean parte de una rutina.

Leave Comment

L'adreça electrònica no es publicarà.

CatalàEspañol